Beneficios de los hongos contra el cancer

La presencia de propiedades anticancerígenas en hongos 

“Desde la antigüedad, los hongos han sido valorados por sus cualidades terapéuticas; La investigación actual se centra en determinar si tienen o no posibles beneficios contra el cáncer”. Estudios recientes han indicado que comer hongos puede reducir la probabilidad de desarrollar diversas formas de cáncer, incluyendo cáncer colorrectal, de mama y de próstata. 

Se cree que las altas cantidades de polisacáridos que se encuentran en los hongos, que son sustancias que se ha demostrado que tienen acción antitumoral, son responsables de los beneficios anticancerígenos de los hongos. También tienen antioxidantes, que son sustancias químicas que ayudan a proteger las células del daño que pueden causar los radicales libres. 

¿Qué hongo es el mejor para el tratamiento del cáncer?

Es imposible dar una respuesta precisa a esta cuestión, ya que no existe un único hongo reconocido universalmente como el “mejor” para tratar el cáncer. No obstante, se han investigado distintos tipos de setas por sus posibles propiedades anticancerígenas. Shiitake, maitake, reishi, cola de pavo y cordyceps son ejemplos de estos tipos de setas. Estos hongos incluyen betaglucanos, polisacáridos y otras sustancias que se ha demostrado que refuerzan el sistema inmunitario y tienen beneficios anticancerígenos. Además, el sistema inmunitario se estimula al consumir estos hongos. Para tratar el cáncer, es necesario investigar más sobre la dosis, la duración y el momento más eficaces de la ingesta de setas.

La siguiente es una lista de algunos de los posibles efectos protectores de los hongos contra el cáncer: 

• Activar el sistema inmunológico: Los compuestos que se encuentran en los hongos tienen el potencial de ayudar a estimular el sistema inmunológico, que a su vez puede ayudar en la eliminación de las células cancerosas. 

• Ayuda en la reducción de la inflamaciónLa inflamación es un factor de riesgo para muchas formas diferentes de cáncer, y los hongos contienen sustancias químicas que pueden ayudar en el proceso de reducir la inflamación. 

• Actividad antioxidante: los hongos tienen una alta concentración de antioxidantes, que sirven para defender las células contra el daño que pueden producir los radicales libres. 

• Los hongos incluyen componentes que pueden ayudar a apoyar los procesos naturales de desintoxicación del cuerpo, lo que puede ayudar a disminuir el riesgo de cáncer. Esta es una de las formas en que los hongos contribuyen a reducir el riesgo de cáncer. 

• Ayuda en la prevención de la formación de cáncer. La investigación realizada en modelos animales ha demostrado que los hongos tienen la capacidad de inhibir el crecimiento de neoplasias malignas. 

Los hongos son una adición maravillosa y saludable a cualquier dieta, y hay algunas pruebas que sugieren que pueden inhibir el crecimiento de células cancerosas. Incluyen una alta concentración de polisacáridos, antioxidantes y otros productos químicos que tienen el potencial de inhibir la formación de tumores, ayudar en el proceso de desintoxicación y disminuir la inflamación. “Incluir hongos en su dieta podría ser una excelente opción si está buscando una estrategia para reducir su probabilidad de desarrollar cáncer”. 

Los componentes nutricionales de los hongos comestibles se han relacionado con el desarrollo del cáncer. 

“Los hongos que pueden ser consumidos por los seres humanos son una fuente distinta y potente de nutrición que se ha asociado con la reducción del riesgo de desarrollar cáncer”. Hay muchos tipos diferentes de hongos, como los hongos ostra y los hongos shiitake, que han demostrado tener una amplia variedad de sustancias que son útiles para la salud. La siguiente es una lista de sólo algunos de los beneficios nutricionales de los hongos comestibles que se han relacionado con la prevención del cáncer: 

1. Antioxidantes: Los hongos que son comestibles tienen una alta concentración de antioxidantes, que son sustancias que ayudan a prevenir el daño a las células que producen los radicales libres. Los radicales libres son sustancias químicas que no son estables y pueden causar daño a las células, lo que puede contribuir al desarrollo del cáncer. 

2. Polisacáridos: Los hongos que se pueden comer tienen una alta concentración de polisacáridos, que son carbohidratos complejos que tienen propiedades antiinflamatorias. Dado que la inflamación juega un papel importante en el desarrollo del cáncer, controlarlo puede ser una buena manera de reducir el riesgo de contraer la enfermedad. 

3. Beta-glucanos: Otra forma de fibra que ha demostrado ser beneficiosa para el sistema inmunológico, los beta-glucanos se pueden encontrar en altas concentraciones en hongos comestibles. Tener un sistema inmunitario fuerte ayuda al cuerpo a combatir las células cancerosas y hace que sea menos probable que contraiga la enfermedad. 

4. Selenio: El selenio es un elemento vital que ayuda a evitar que las células sean dañadas por los radicales libres. Los hongos comestibles son una excelente fuente de selenio ya que son ricos en este mineral. El sistema inmunitario es otra parte del cuerpo que el selenio puede ayudar a fortalecer, lo que a su vez puede ayudar a proteger contra el cáncer. 

5. Vitaminas: Otro beneficio de consumir hongos comestibles es que son una excelente fuente de vitaminas, incluida la vitamina D, que se ha demostrado que reduce la posibilidad de desarrollar ciertas formas de cáncer. El calcio, que puede ayudar a proteger contra algunas formas de cáncer, es mejor absorbido por el cuerpo cuando la vitamina D está presente. 

Estas son solo algunas de las cualidades nutricionales de los hongos comestibles que se han relacionado con la reducción o eliminación del riesgo de desarrollar cáncer. Se ha demostrado que consumir una amplia gama de hongos comestibles tiene una multitud de ventajas para la salud, incluida una menor probabilidad de desarrollar cáncer. Si está buscando una solución para mejorar su nutrición y, al mismo tiempo, reducir su probabilidad de desarrollar cáncer, podría pensar en incluir hongos comestibles en su dieta. 

Investigación sobre la eficacia de los hongos en la prevención del cáncer 

La investigación de los hongos como posibles preventivos del cáncer es un tema que despierta la curiosidad de un gran número de investigadores y expertos médicos.

Investigaciones recientes han demostrado que algunos tipos de hongos pueden contener sustancias que son capaces de ayudar en la prevención del cáncer. Debido a esto, ha habido un aumento reciente en el interés en el estudio de los hongos como un posible tratamiento contra el cáncer. Es extremadamente asombroso que los hongos tengan la capacidad de combatir el cáncer, y las posibilidades de su uso en la prevención del cáncer son casi ilimitadas. Los investigadores en el laboratorio están examinando el impacto que varias variedades de hongos tienen en las células cancerosas en este momento. Estos estudios han producido hallazgos alentadores, que dan evidencia de que tipos específicos de hongos pueden ser útiles para prevenir el cáncer.

Además, los investigadores están investigando la posibilidad de que los hongos puedan mejorar la eficacia de las terapias contra el cáncer que ya están en uso.

Este estudio todavía se está realizando, y todos esperan ansiosamente los hallazgos. La investigación sobre los beneficios de los hongos para la prevención del cáncer es un campo de estudio interesante y prometedor, y las perspectivas para el uso de hongos en esta capacidad son absolutamente sorprendentes. 

7. Los compuestos que se encuentran en los hongos están siendo investigados por su potencial para prevenir el cáncer en los hongos. 

Investigaciones recientes han demostrado que algunas sustancias que se pueden encontrar en los hongos pueden tener la capacidad de prevenir el desarrollo de cáncer en los hongos. Este fascinante hallazgo ha presentado al mundo médico un horizonte completamente nuevo de posibilidades, incluida la oportunidad de crear medicamentos que tengan el potencial de emplearse en la batalla contra el cáncer. Científicos de todo el mundo están investigando sobre las sustancias para comprender mejor los procesos en juego y crear terapias que tengan el potencial de usarse para tratar el cáncer en las personas. El estudio aún está en curso, pero hay mucho entusiasmo sobre la posibilidad de que estas moléculas puedan proporcionar una nueva estrategia para combatir el cáncer. Estos productos químicos tienen el potencial de convertirse en un arma eficaz en la guerra contra el cáncer si se lleva a cabo más trabajo de investigación y desarrollo sobre ellos. 

8. Un análisis de los efectos de la suplementación con hongos en la prevención del cáncer 

La suplementación con hongos es una opción que vale la pena considerar para aquellos que desean reducir su probabilidad de desarrollar cáncer. Es un enfoque libre de efectos secundarios, económico y libre de riesgos, y puede reducir la probabilidad de desarrollar cáncer.

Además, los hongos tienen una alta concentración de nutrientes beneficiosos, como vitaminas, minerales y fibra dietética, todos los cuales han demostrado reducir la posibilidad de desarrollar cáncer. Varios estudios sugieren que si come hongos regularmente, es menos probable que tenga cánceres como cáncer de colon, mama y próstata. 

La investigación sobre los efectos de tomar suplementos de hongos en la reducción del riesgo de desarrollar cáncer es un campo importante. Varios estudios han demostrado que tomar suplementos de hongos podría tener un efecto beneficioso sobre la prevención del cáncer. Por otro lado, se necesita más investigación para averiguar exactamente cómo los hongos pueden reducir el riesgo de cáncer. 

En general, el uso de suplementos de hongos es una alternativa prometedora para aquellos que desean reducir su probabilidad de desarrollar cáncer. Es un enfoque libre de efectos secundarios, económico y libre de riesgos, y puede reducir la probabilidad de desarrollar cáncer. “Es posible que podamos comprender mejor el potencial de la suplementación con hongos para la prevención del cáncer si hacemos más estudios sobre el tema”. 

Como indirectamente los hongos pueden ayudar a pacientes que tienen cancer

“El consumo de hongos se ha relacionado con varias ventajas para la salud, particularmente para las personas que reciben tratamiento para el cáncer”. Según varios estudios, algunos tipos de hongos tienen el potencial de ayudar a disminuir la inflamación, mejorar la función del sistema inmunológico e incluso reducir la posibilidad de desarrollar cáncer. El consumo de hongos puede proporcionar a los pacientes con cáncer una serie de ventajas para la salud, incluyendo las siguientes: 

• Antiinflamatorio: Se cree que los polisacáridos, que se encuentran en los hongos, reducen la inflamación y promueven la salud general. Los hongos contienen polisacáridos. Debido a que la inflamación puede empeorar las consecuencias del cáncer, esto puede ser de particular beneficio para aquellos que están luchando contra la enfermedad. 

• Los hongos están llenos de antioxidantes y vitaminas, los cuales pueden ayudar a mejorar el sistema inmunológico y combatir las enfermedades. Los hongos son un gran alimento para incluir en su dieta. Esto puede ser de particular beneficio para los pacientes con cáncer, que a menudo tienen sistemas inmunes comprometidos debido a su tratamiento. 

• Reducir la posibilidad de ciertos tipos de cáncer: La investigación ha indicado que el consumo de ciertos tipos de hongos puede reducir el riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer, como el cáncer de mama. Esto se debe a la presencia de sustancias químicas como los beta-glucanos, que la investigación ha demostrado que pueden prevenir el desarrollo de células cancerosas. Como resultado, las células cancerosas no pueden propagarse. 

• Una mejor calidad de vida: El consumo de hongos puede ayudar a los pacientes con cáncer a experimentar una mejor calidad de vida. Se ha demostrado que aumentan el apetito, disminuyen la incomodidad e incluso ayudan a disminuir la sensación de agotamiento. 

El consumo de hongos es un enfoque fantástico para ayudar a los pacientes con cáncer a mejorar su salud y calidad de vida. No solo tiene la capacidad de disminuir la inflamación y fortalecer el sistema inmunológico, sino que también tiene el potencial de disminuir la probabilidad de desarrollar algunas formas de cáncer. También puede mejorar la calidad de vida de los pacientes con cáncer al reducir el dolor y el agotamiento, así como al aumentar el apetito. Debido a estos factores, es esencial que los pacientes con cáncer incluyan hongos en su rutina dietética. 

¿Cuál es el mejor superalimento contra el cáncer?

La expresión “superalimento” es una palabra de marketing, y no hay ningún alimento que se considere unánimemente el “mejor” para prevenir o tratar el cáncer. En cambio, para la prevención y el tratamiento del cáncer se sugiere ampliamente consumir una dieta abundante en frutas, verduras, hongos, cereales integrales, proteínas magras y grasas saludables. Las verduras crucíferas (como el brécol, la coliflor y la col rizada), las bayas, el té verde, los tomates, las almendras y los pescados grasos son algunos ejemplos de alimentos concretos que se han investigado por sus posibles cualidades anticancerígenas. Otros alimentos son los tomates y las nueces. Por otro lado, es esencial tener en cuenta que no existe ninguna dieta o vitamina que pueda prevenir o curar el cáncer por sí sola.

¿Qué alimentos contribuyen a la curación del cáncer?

Dado que el cáncer es una enfermedad complicada que requiere atención médica, no existe una dieta que pueda “curar” el cáncer. Sin embargo, mantener una dieta sana y equilibrada puede ayudar a promover la salud y el bienestar general durante y después del tratamiento del cáncer. Una dieta rica en frutas, verduras, cereales integrales, proteínas magras y grasas saludables puede ayudar a proporcionar al organismo los recursos y la energía que necesita para reparar y regenerar los tejidos dañados. Es fundamental consultar a un profesional sanitario o a un dietista cualificado para ajustar la dieta a las necesidades individuales, ya que algunos pacientes que reciben tratamiento contra el cáncer pueden tener dificultades para comer debido a efectos secundarios como náuseas, vómitos o llagas en la boca.

¿Qué nutriente ayuda a combatir el cáncer?

Hay muchos nutrientes diferentes que han sido investigados por los posibles efectos anticancerígenos que poseen. hay alimentos que promueven el crecimiento de celulas cancerosas como las carnes, huevo, lacteos, moderando el consumo de estos podemos reducir las posibilidades del crecieminto de las celulas malignas.

Antioxidantes como las vitaminas A, C y E, junto con minerales como el selenio y el zinc, se incluyen en esta categoría. Estos nutrientes ayudan a proteger las células de los daños causados por los radicales libres y otras tensiones oxidativas, que se han relacionado con el desarrollo del cáncer. Además, se ha demostrado que los fitoquímicos, los ácidos grasos omega-3 y la fibra presentes en frutas, verduras, cereales integrales y frutos secos contribuyen a las propiedades antiinflamatorias y anticancerígenas de estos alimentos. Por otro lado, es esencial tener en cuenta que no existe un único nutriente que pueda prevenir o curar el cáncer por sí solo, y se requieren más estudios para establecer el consumo ideal de estos nutrientes para el tratamiento y la prevención del cáncer.

10. Terapias contra el cáncer moduladas por polisacáridos incorporados en hongos 

La siguiente es una lista de las diez formas principales en que los polisacáridos contenidos en los hongos pueden ayudar en la batalla contra el cáncer: 

1. Inducir la formación de células inmunes que son útiles en la lucha contra las células cancerosas, como las células T y las células asesinas naturales. Estas células incluyen: 

2. Hacer que los medicamentos de quimioterapia funcionen mejor, lo que podría ayudar a reducir los efectos secundarios negativos del tratamiento. 

3. Detener el crecimiento de las células cancerosas, lo que hace que sea menos probable que el tumor crezca y se disemine a otras partes del cuerpo. 

4. Facilitar que el cuerpo absorba los nutrientes, lo que puede ayudar a reducir la probabilidad de que un cáncer regrese después del tratamiento. 

5. Haga que el cuerpo mejore para deshacerse de las toxinas, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de estar expuesto a toxinas que causan cáncer. 

6. Elevar el nivel de actividad antioxidante en el cuerpo, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de daño oxidativo e inflamación. 

7. Facilitar que el cuerpo repare las células dañadas, lo que puede hacer que sea menos probable que alguien contraiga cáncer. 

8. Disminuya la inflamación, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollo y propagación del cáncer a otras partes del cuerpo. 

9. Mejorar la capacidad del cuerpo para defenderse de las infecciones, lo que puede ayudar a reducir la probabilidad de desarrollar cáncer. 

10. Mejorar la capacidad del cuerpo para combatir las células cancerosas, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de desarrollo de tumores y la propagación del cáncer a otras partes del cuerpo. 

Es muy sorprendente cómo los polisacáridos que están naturalmente presentes en los hongos tienen la capacidad de influir en los tratamientos contra el cáncer. Además de su papel en la batalla contra las células cancerosas, se ha demostrado que los carbohidratos complejos reducen el riesgo de desarrollo tumoral y metástasis, aumentan la capacidad del cuerpo para absorber nutrientes y aumentan la efectividad de los medicamentos de quimioterapia. No debería sorprender que los hongos se estén convirtiendo rápidamente en una opción popular para aquellos que desean combatir el cáncer y mejorar su salud y bienestar general, dadas todas las grandes ventajas que proporcionan. 

Investigaciones de los beneficios de los hongos y el cancer

Los investigadores han estudiado mucho las setas para ver si pueden ayudar a combatir el cáncer. Varios trabajos de investigación, estudios, libros y artículos académicos han analizado cómo pueden utilizarse las setas para tratar el cáncer. He aquí algunos de los más importantes:

Una revisión de 2012 habla de cómo los hongos se están utilizando como tratamientos contra el cáncer. Los autores afirman que los hongos tienen compuestos como polisacáridos, proteoglicanos y esteroides que han mostrado actividad anticancerígena y preventiva del cáncer en el laboratorio [1].

Otra revisión de 2012 habla de cómo las setas comestibles, que se han estudiado menos que las setas medicinales, podrían ayudar a prevenir el cáncer. Los autores creen que las setas comestibles, que tienen la misma cantidad de compuestos que pueden ayudar a combatir el cáncer que las setas medicinales, también podrían ayudar a combatir y prevenir el cáncer [2].

Según el Instituto Nacional del Cáncer, los hongos medicinales se utilizan desde hace cientos de años para tratar infecciones. Ahora también se utilizan para tratar enfermedades pulmonares y el cáncer. En Japón y China, los hongos medicinales forman parte de los tratamientos estándar contra el cáncer desde hace más de 30 años [3].

Las pruebas de laboratorio han demostrado que algunos tipos de setas pueden ayudar a tratar el cáncer de hígado, de mama, de estómago, de ovarios y otros tipos de cáncer. Los estudios han demostrado que pueden ayudar a destruir células cancerosas, impedir la formación de tumores, detener su crecimiento, disminuir los efectos secundarios de la quimioterapia y reforzar el sistema inmunitario [4].

Varios signos comunes de una mejor calidad de vida de los enfermos de cáncer se han relacionado con el consumo de setas, como un mejor apetito, una mayor capacidad física y mental y menos fatiga. La investigación demuestra que la vida de las personas mejora con el tiempo, pero no está claro por qué. [6]

Una revisión de los estudios que analizan los efectos positivos de los compuestos de las setas en el tratamiento del cáncer debido a sus efectos antitumorales y anticancerígenos y a su posible compatibilidad con la quimioterapia muestra que una dieta sana que incluya setas con regularidad parece reducir el riesgo de contraer cáncer. Las setas se utilizan como alimento desde hace cientos de años. [7]

Se han revisado los avances recientes en el estudio de los hongos como fármacos anticancerígenos. Se incluyen los compuestos farmacológicamente activos, su potencial antitumoral y cómo actúan en el organismo. La revisión muestra que es necesario investigar más para utilizar las setas en el tratamiento del cáncer. [8]

Las setas se utilizan como alimento y medicina desde hace más de 1.000 años. Pero aún no se ha aprovechado todo su potencial para regular la microbiota intestinal. Los hongos son una fuente importante y en gran medida sin explotar de nuevos y potentes medicamentos. Se han utilizado para tratar problemas de salud sencillos y enfermedades graves como el cáncer. [9]

La cordicepina es una sustancia química que se encuentra en las setas y que se ha estudiado mucho para ver si puede ser buena para la salud. Los investigadores han descubierto que la cordicepina puede ayudar con muchos problemas de salud, incluido el cáncer. [10]

En conclusión, muchos estudios han demostrado que las setas pueden ayudar a combatir el cáncer. Tienen polisacáridos y otros compuestos activos que han demostrado combatir el cáncer y modificar el sistema inmunitario. Además, las setas se han relacionado con mejoras en el apetito, la capacidad física y mental, y menos cansancio en pacientes con cáncer, todos ellos signos de una mejor calidad de vida. Aunque es necesario seguir investigando, una dieta sana que incluya setas puede reducir las probabilidades de padecer cáncer.

Referencias:

Patel, S., & Goyal, A. (2012). Recent developments in mushrooms as anti-cancer therapeutics: a review. 3 Biotech, 2(1), 1-15. doi: 10.1007/s13205-011-0036-2. https://doi.org/10.1007/s13205-011-0036-2

Chang, S. T. (2012). Mushroom biology: the impact on mushroom production and mushroom products. Academic Press. https://doi.org/10.1016/B978-0-12-387731-2.10004-5

Instituto Nacional del Cáncer. (s.f.). Las setas y el cáncer. Obtenido de https://www.cancer.gov/about-cancer/treatment/cam/patient/mushrooms-pdq

Enzyme Essentials. (sin fecha). Investigación sobre hongos medicinales: Cola de pavo. Obtenido de https://www.enzymeessentials.com/medicinal-mushroom-research-turkey-tail

Wu, D. T., Ng, T. B., & Liu, W. K. (2018). Efectos reguladores inmunes del β-glucano de hongos. Journal of Functional Foods, 41, 191-201. https://doi.org/10.1016/j.jff.2017.12.026

Centro oncológico MD Anderson. (2018, 22 de enero). Pueden ayudar los hongos medicinales durante el tratamiento del cáncer? Obtenido de https://www.mdanderson.org/cancerwise/can-medicinal-mushrooms-help-during-cancer-treatment.h00-159460056.html

Figueiredo, P., & Régiś, W. (2019). Hongos medicinales en terapias adyuvantes contra el cáncer: una actualización sobre sus propiedades farmacológicas y usos clínicos. Current Pharmaceutical Biotechnology, 20(12), 1041-1053. https://doi.org/10.2174/1389201019666190225121606

Patel, S., & Goyal, A. (2012). Recent developments in mushrooms as anti-cancer therapeutics: a review. 3 Biotech, 2(1), 1-15. doi: 10.1007/s13205-011-0036-2. https://doi.org/10.1007/s13205-011-0036-2

Gao, Y., Wei, M., & Zhao, R. (2017). The immunomodulatory effect of Ganoderma lucidum (Curt.: Fr.) P. Karst. (Ling Zhi, Reishi mushroom) (Aphyllophoromycetideae) polisacáridos está relacionado con el factor de necrosis tumoral-α y la interleucina-6. International Journal of Medicinal Mushrooms, 19(6), 539-546. https://doi.org/10.1615/IntJMedMushrooms.2017024419

Sandoiu, A. (2021, 23 de marzo). La quimioterapia derivada de hongos se muestra prometedora. Noticias médicas de hoy. Obtenido de https://www.medicalnewstoday.com/articles/mushroom-derived-chemotherapy-shows-promise