HERICIUM ERINACEUS O MELENA DE LEÓN

HERICIUM ERINACEUS O MELENA DE LEÓN

Compuesto de espinas hacia abajo, en cascada, sin bifurcación. Típicamente blanco hasta envejecer. Este hongo crece naturalmente en América del Norte, Europa, China y Japón, generalmente en  roble moribundo o muerto, nogal, haya, arce, sicómoro y otros árboles de hoja ancha

 

A nivel medicinal, el Melena de León ha sido conocido a través de los tiempos, en el tratamiento de diversas enfermedades, como en algunos trastornos digestivos,  se ha verificado su eficacia en tratar malestares como la gastritis, y úlceras, gracias a su capacidad regeneradora, que es de gran beneficio para las mucosas estomacales e intestinales.

Pero el  mayor provecho de este hongo y que ha llevado a múltiples estudios, son sus efectos positivos en el cerebro y sistema nervioso,  que realmente lo distinguen de otros hongos medicinales. Posee la habilidad de regenerar y reparar las neuronas del cuerpo, dando como resultado una mejora en  las funciones cognitivas, que mitiga los efectos de enfermedades neuronales como el parkinson, el alzheimer, la demencia entre otros.

El cuerpo del Hericium Erinaceus, contiene proteínas del factor de crecimiento nervioso, que protegen las neuronas existentes y estimulan el crecimiento de nuevas neuronas. Estas proteínas juegan un papel importante en mantener la viabilidad de las neuronas requeridas por el sistema nervioso para su óptimo funcionamiento.  

Es así como este hongo estimula la síntesis de NGF, una proteína presente en el sistema nervioso y otros sistemas del cuerpo humano, necesaria para la supervivencia y desarrollo de las neuronas en el período embrionario. 

¿Y cómo la estimula? Volvamos a su nombre en latín, Hericium erinaceus. Las hericenonas son los compuestos moleculares que estimulan al cerebro para producir más NGF. Las erinacinas, por su lado,  son compuestos aún más potentes, lo suficientemente pequeños como para penetrar la barrera hematoencefálica. Juntos, estos compuestos pueden fomentar la producción de NGF desde el interior del cerebro.

Estos compuestos estimulan el crecimiento de las neuronas, potencialmente importantes en el tratamiento de la senilidad, la enfermedad de Alzheimer, reparando el trauma neurológico de los accidentes cerebrovasculares, mejorando las vías de respuesta muscular / motora y la función cognitiva.

Pero la melena de león no solo tiene el potencial de ayudar a las personas que sufren trastornos neurológicos, sino que a través de la estimulación con NGF, puede revertir potencialmente el deterioro cognitivo que nos afecta a todos cuando envejecemos.

Este hongo puede ser consumido en  su fruto, en diferentes tipos de recetas, gracias a  su delicioso sabor. También puede ser ingerido en extractos o pastillas. De las diferentes maneras se ha comprobado sus beneficios en la salud humana.

Dosificación del melena de león:

Tomar tres veces al día, dos  gotas de la tintura directamente o  diluida en agua o en su bebida preferida. El tiempo de consumo depende del tratamiento establecido por el médico o especialista.

Contraindicaciones:

Se desaconsejan para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. El uso en niños y menores de 18 años realizarlo acompañado del médico o del especialista. No exceder la dosis diaria recomendada.

 

Referencias:

  • Isokauppila, Tero. “Healing Mushrooms. A practical and Culinary Guide to Using Mushrooms for Whole Body Health”. Ed Avery, 2017.
  • Stamets, Paul. “Growing Gourmet and Medicinal Mushrooms” Ed Ted Speed Spress. Third Edition, 2000.
  • Mushroom Research Centre, Fungal Biotechnology Lab, Institute of Biological Sciences, Faculty of Science, University of Malaya, Kuala Lumpur, Malaysia. Neurotrophic properties of the Lion’s mane medicinal mushroom, Hericium erinaceus (Higher Basidiomycetes) from Malaysia. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/24266378

 

No Comments

Post A Comment