Posibles beneficios de los hongos en el trastorno del espectro autista (TEA) *

ganoderma fructificando

(*Este artículo no es un documento médico, aunque esté basado en estudios académicos y científicos.)

Posibles beneficios de los hongos en el trastorno del espectro autista (TEA) *

En los últimos meses, nos hemos encontrado con un número considerable de personas, que tienen inquietudes,  acerca del efecto del Ganoderma y otros hongos,  en el Trastorno del espectro autista TEA. Por esta razón, hemos decidido indagar en algunas fuentes académicas y científicas, la relación entre hongos y TEA, para poder abordar esta temática con la mayor discreción y responsabilidad posible.

Cabe recalcar que los hongos mencionados en este artículo, no los abordaremos como una  cura “milagrosa” del TEA,  ya que en primer lugar el Trastorno del Espectro Autista, no es una enfermedad, y  porque nuestro interés es mostrar cómo algunos estudios médicos,  han demostrado que al hacer uso de ciertos hongos, como complementos alimenticios, se puede percibir una mejoría de  ciertos patrones digestivos  y neurológicos presentes en algunos casos de TEA.  Siempre y cuando, la persona que los ingiera no tenga alergia alguna a los hongos y su consumo se encuentre acompañado del seguimiento de un médico o especialista. 

Entre la mayoría de definiciones acerca del TEA, debido a su poca comprensión hasta el día de hoy,  abordaremos para este artícula la definición de  El trastorno del espectro autista,   como una discapacidad del sistema multiorgánico causada por neurogénesis y apoptosis deterioradas, sinaptogénesis deteriorada y poda sináptica o sistema de inhibición excitatoria desequilibrada. 

En algunos estudios, que coinciden con esta definición,  se ha podido comprobar cómo la microbiota intestinal puede afectar la manifestación de los síntomas,  que pueden beneficiarse de una dieta equilibrada, restablecimiento de la permeabilidad intestinal, mejora de  la microbiota del  intestino , inmunidad elevada, suministro de antioxidantes y velocidad de desintoxicación.

Es en esta instancia, en donde el  consumo de hongos puede entrar en juego en la asociación entre factores dietéticos y composición de microbiota. Los más utilizados como potentes potenciadores de la salud incluyen , Reishi (Ganoderma lucidum), cola de pavo (Trametes versicolor, Coriolus versicolor), Shiitake (Lentinula edodes), Melena de león (Hericium erinaceus), Cordyceps (Cordyceps sinensis) y Chaga (Inonotus obliquus).

La conexión entre hongos,  nutrición y el sistema inmunitario se ha establecido a lo largo de los años, en diferentes estudios médicos y académicos. Se ha evidenciado en  múltiples usos clínicos, algunos  componentes  inmunomoduladores propios de los hongos como β-glucanos, lipopolisacáridos y poliinosínico: ácido policitidílico, que puede fortalecer y aumentar actividad del sistema inmune.

Por otro lado, los hongos son ricos en metabolitos bioactivos, incluidos polisacáridos, enzimas (por ejemplo, superóxido dismutasa, ribonucleasas, lacasas), proteínas (proteínas inactivadoras de ribosomas), fibras dietéticas (β-glucanos) y muchas otras biomoléculas (metabolitos secundarios, lectinas, proteínas antifúngicas, proteínas similares a ubiquitina, proteasa inhibidores), que han demostrado tener éxito en la prevención y el tratamiento de varios peligros para la salud humana. 

Es así, como  el Reishi, Maitake, Shiitake y Cordyceps,  podrían llegar a  tener efectos específicos sobre la salud, el bienestar, el comportamiento y la forma física en personas con Trastorno de Espectro Autista.. Por ejemplo el Cordyceps,  un hongo parásito, reconocido por  los beneficios de la Cordicepina, rica en unos 20 nucleósidos y sus afines compuestos, las cuales  afecta las acciones sinérgicas de las células inmunes y aumenta la red de citoquinas,  contribuyendo al aumento de células receptores y  el control de la inmunidad celular y humoral adquirida. De igual manera este hongo es conocido como un fuerte neuroprotector

El melena de león o Hericium Erinaceus ha sido distinguido por sus propiedades en el tratamiento de diversas enfermedades, como en algunos trastornos digestivos, gracias a su capacidad regeneradora, que es de gran beneficio para las mucosas estomacales e intestinales.

Pero el  mayor provecho de este hongo y que ha llevado a múltiples estudios, son sus efectos positivos en el cerebro y sistema nervioso,  que realmente lo distinguen de otros hongos medicinales. Posee la habilidad de regenerar y reparar las neuronas del cuerpo.

El Reishi, también conocido como Ganoderma,  posee  potencial para tratar a personas con trastorno del espectro autista. Se ha demostrado que este hongo ayuda a  reducir  la ansiedad y promueve la salud cognitiva y cerebral, ayudando a mejorar la atención y el aprendizaje.

Los hongos en general fortalecen y estimulan el sistema inmunológico,  contienen inmunoestimulantes que pueden fortalecer y aumentar la actividad del sistema inmunitario. Algunos, como el reishi, contienen inmunomoduladores que pueden ajustar el nivel de función en el sistema inmune del individuo. Debido a que algunas de las personas con TEA  no pueden combatir adecuadamente las bacterias, virus y levaduras patógenas (malas),  y  pueden reaccionar de forma exagerada a las toxinas, alérgenos y bacterias normales (buenas), el reishi puede ayudar a las personas con TEA porque ayuda a regular el sistema inmunitario, devolviéndole al equilibrio.

Como pudimos ver en los diferentes estudios médicos acerca de la relación entre los hongos y el TEA, podemos concluir que aunque los hongos no abordan los síntomas centrales del Trastorno del Espectro Autista, pueden ayudar a proporcionar cierto control sobre agresión, problemas de humor, comportamiento rígido, atención, convulsiones, interrupción del sueño, patrones y problemas gastrointestinales. Siempre y cuando sean usados como complementos alimenticios y supervisados por un médico o especialista.

Bibliografía:

HERICIUM ERINACEUS O MELENA DE LEÓN https://www.fungiflora.org/portfolio/d5-simple-beforeafter/