Síntomas gastrointestinales de los hongos 

Cuando los hongos caen mal al estómago!

En los últimos tiempos se ha evidenciado mediante diferentes investigaciones científicas y médicas, el beneficio de los hongos para la salud y el bienestar en general y aunque en la gran mayoría de personas no presenta afectos adversos, en algunas ocasiones se pueden presentar efectos adversos, como cualquier medicamento o medicina natural.

Uno de estos síntomas adversos que puede presentarse, abarca una gama de síntomas gastrointestinales, que van desde síntomas menores y temporales hasta dificultades graves a largo plazo. Malestar abdominal, náuseas, vómito, diarrea e hinchazón son los síntomas gastrointestinales más típicos de los hongos. Además, los hongos también pueden desencadenar irritación en el tracto digestivo.

Si bien estos malestares generalmente se pueden tratar, rápidamente, es importante suspender su consumo y buscar ayuda médica de inmediato. Una vez que encuentre el remedio correcto, volverá a la normalidad en poco tiempo. 

Malestar gastrointestinal relacionado con los hongos 

Existen diversos motivos por los cuales, los hongos pueden generar reacciones adversas gastrointestinales. A continuación vamos a enumerar los más comunes:

  1. Alergias a los hongos: pueden causar una amplia gama de síntomas dolorosos, como náuseas, vómitos y diarrea. 
  2. Intolerancia: los hongos pueden desencadenar una intolerancia en ciertos individuos, lo que lleva a malestar gastrointestinal. 
  3. Contaminación: Las bacterias que se encuentran en los hongos contaminados pueden provocar náuseas y vómitos. 
  4. Exceso: El consumo de una cantidad excesiva de hongos puede provocar malestar gastrointestinal. 

Si al comer hongos le duele el estómago, suspenda su consumo y consulte con su médico. Además de ir a un especialista tome medidas preventivas antes de consumirlos como asegurarse de que los hongos que compre sean frescos y libres de contaminantes comprándolos de una fuente confiable. Además, asegúrese de cocinarlos bien para disminuir la posibilidad de intoxicación alimentaria. 

Si es la primera vez que decide incursionar en consumir hongos comience con una pequeña cantidad y aumente con el tiempo. Esto le permitirá conocer su reacción frente a consumir hongos y no aventurarse en tener una mala experiencia en su primera incursión con este alimento.

Evite consumir los hongos crudos, cocine los hongos comestibles durante mucho tiempo a alta temperatura y si son hongos funcionales asegúrese de que han pasado por un proceso de esterilización.

Como se puedes observar, con algunas pautas simples, puede sumergirse de cabeza en el maravilloso y nutritivo mundo de los hongos comestibles sin preocuparse por el malestar gastrointestinal. 

Náuseas y vómitos inducidos por hongos silvestres

la recolección de hongos silvestres es una tradición que se ha mantenido desde tiempo remotos en diferentes culturas, si bien, gracias a esta práctica hemos podido conocer la gran variedad de sabores de los diferentes hongos, también hemos descubierto el peligro de ciertos hongos ya sea por el ambiente en el que se encuentran o por su toxicidad innata.

Saber qué hongos son seguros para comer y cuáles no puede ayudarlo a evitar las náuseas y los vómitos después de comerlos. Asegúrese de tener la certeza del hongo que está recolectando, recuerde que muchas variedades son muy similares físicamente, pero con compuestos muy diferentes. Si la oportunidad lo permite, salga a recolectar hongos silvestres con un conocedor del tema, que sepa distinguir las diferentes variedades.

Cómo saber si has estado expuesto a hongos tóxicos 

Es importante tener en cuenta que los hongos comestibles tóxicos pueden tener efectos perjudiciales para la salud si se consumen. Aquí hay algunos signos y síntomas que pueden indicar que has estado expuesto a hongos comestibles tóxicos:

  1. Problemas gastrointestinales: Los síntomas más comunes de la exposición a hongos comestibles tóxicos son los problemas gastrointestinales, como náuseas, vómitos, diarrea y dolor abdominal.
  2. Problemas neurológicos: Algunos hongos comestibles tóxicos pueden causar problemas neurológicos, como alucinaciones, mareo, confusión y convulsiones.
  3. Problemas hepáticos: Algunos hongos comestibles tóxicos pueden causar daño hepático, lo que puede provocar ictericia (coloración amarilla de la piel y los ojos), dolor abdominal y pérdida de apetito.
  4. Problemas renales: Algunos hongos comestibles tóxicos pueden causar daño renal, lo que puede provocar una disminución en la producción de orina, hinchazón y retención de líquidos.

Si experimentas cualquiera de estos síntomas después de haber consumido hongos, es importante buscar atención médica de inmediato. Un médico puede realizar pruebas para determinar si has estado expuesto a hongos comestibles tóxicos y proporcionar el tratamiento adecuado. Además, es importante asegurarte de que los hongos que consumes sean seguros y comestibles, y de que los cocines adecuadamente antes de consumirlos para reducir el riesgo de exposición a hongos tóxicos.

Escribe tu dieta en un diario para averiguar si tienes un problema con los hongos 

Llevar un diario de alimentos es una herramienta útil para averiguar si tiene sensibilidad a los hongos. Puede determinar la fuente de su dolor llevando un diario de alimentos y anotando cualquier reacción adversa. Hacer un diario de alimentos para registrar lo que come y cómo se siente después de comer podría ayudarlo a identificar ciertos alimentos desencadenantes. Puede mejorar su dieta y perder peso manteniendo un diario de alimentos. Llevar un registro de lo que come podría ayudarlo a determinar qué necesita su cuerpo y qué puede omitir de manera segura. Llevar un diario de alimentos es un enfoque sencillo para descubrir intolerancias como las de los hongos y hacer cambios informados en la dieta. 

Distinguir entre intolerancia a los hongos y alergia 

Si bien tanto la intolerancia como la alergia a los hongos pueden causar síntomas desagradables, son causadas por diferentes cosas y requieren diferentes enfoques de tratamiento y prevención. La intolerancia a los hongos es la incapacidad de digerir los hongos adecuadamente, mientras que una alergia es la respuesta del sistema inmunológico a un alimento en particular. 

Evitar los hongos es el mejor método para tratar la intolerancia a los hongos, que a menudo se manifiesta como molestias gastrointestinales que incluyen náuseas, vómitos, dolor de estómago y diarrea. Esto se debe a que los hongos contienen componentes como polioles y lectinas, que son difíciles de descomponer para el cuerpo. 

Sin embargo, si sospecha que tiene alergia a los hongos, es importante buscar consejo médico. Su médico puede recomendar una dieta de eliminación para determinar el tipo específico de hongo al que es alérgico. 

En conclusión, si sufre algún síntoma después de comer hongos, es esencial buscar orientación médica, ya que la intolerancia y la alergia a los hongos son afecciones distintas con causas y tratamientos separados. 

Los beneficios de los hongos

Ya sea que sea un principiante o un comedor de hongos experimentado, saber cómo reacciona su cuerpo a estos hongos es valioso porque puede ayudarlo a aprovechar al máximo los beneficios para la salud que ofrecen incluida la reputación de fortalecer el sistema inmunológico y proteger el cuerpo del estrés oxidativo causado por los radicales libres en el medio ambiente. Los hongos también son una gran fuente de fibra, que ayuda a su cuerpo a digerir los alimentos, y proteínas, que ayudan a mantener sus músculos fuertes y saludables. 

De igual modo, los hongos son ricos en vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales, y también son bajos en calorías y grasas. También son una fuerte fuente de hierro, que puede ayudar a evitar la anemia; Y son ricos en selenio, que puede ayudar a disminuir la inflamación y proteger al cuerpo de algunas formas de cáncer

Finalmente, los hongos tienen propiedades antiinflamatorias que pueden ayudar a reducir el riesgo de ciertos tipos de artritis, así como el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y diabetes tipo 2. 

En resumen, comprender cómo reacciona su cuerpo a los hongos es crucial si desea obtener todos los beneficios para la salud de este súper alimento. Los hongos se han relacionado con una variedad de efectos positivos, incluida la mejora de la función inmune, la reducción de la inflamación y la protección contra el cáncer.  

Modificar su dieta para incluir más hongos 

Adaptarse a una dieta rica en hongos puede parecer un gran paso, ¡pero no tiene por qué serlo! Puede hacer el cambio a un estilo de vida saludable con relativa facilidad si está bien informado y bien preparado. ¡Averigüe primero qué tipos de hongos están disponibles y qué beneficios para la salud proporcionan!

Ahora que sabe más sobre los diversos tipos, puede comenzar a usarlos en su cocina y alimentación. Puede experimentar con hongos incluyéndolos en platos como ensaladas, sopas y salteados. En recetas como tacos y hamburguesas, proporcionan una gran y nutritiva alternativa a la carne. Si desea incluir hongos en su dieta, solo necesita probar algunos platos y métodos de cocción nuevos. Además, muchos platos listos para comer (incluyendo pizza, lasaña y guisos) incluyen champiñones como ingrediente. Agregar hongos a su dieta puede ser un desafío, pero con un poco de ingenio y trabajo, puede hacerlo. La incorporación de hongos en su dieta le proporcionará beneficios para la salud al tiempo que agrada a sus papilas gustativas con sus texturas variadas y sabores robustos. 

Comprender el valor nutricional y los beneficios para la salud asociados con cada tipo de hongo le permite crear una dieta que sea nutritiva y deliciosa. Esto es especialmente cierto si sigues una estrategia equilibrada de consumo de setas que te permita disfrutar de todos los beneficios que las setas tienen para ofrecer. 

Comer hongos puede ser una experiencia maravillosa y nutritiva, pero es crucial tomar las medidas necesarias para garantizar que sean seguros para consumirlos. Al seguir estas sugerencias, puede limitar el peligro de algún efecto secundario mientras come hongos. 

 Referencias:

  1. Lamps, L. W. (2014). Fungal infections of the gastrointestinal tract. Gastroenterology Clinics of North America, 43(3), 509–524. https://doi.org/10.1016/j.gtc.2014.05.004
  2. Pappas, P. G., Kauffman, C. A., Andes, D., Clancy, C. J., Marr, K. A., & Ostrosky-Zeichner, L. (2016). Clinical Practice Guideline for the Management of Candidiasis: 2016 Update by the Infectious Diseases Society of AmericaClinical Infectious Diseases, 62(4), e1-e50. https://doi.org/10.1093/cid/civ1164
  3. Husain, S., & Wagener, M. M. (2016). Gastrointestinal Fungal InfectionsGastrointestinal endoscopy clinics of North America, 26(2), 203–219. https://doi.org/10.1016/j.giec.2015.12.007
  4. Guarner, J., & Brandt, M. (2019). Fungal infections of the gastrointestinal tract. Gastrointestinal endoscopy clinics of North America, 29(1), 33–52. https://doi.org/10.1016/j.giec.2018.09.006
  5. Bresinsky, A., & Besl, H. (2016). A Monograph of Cortinariaceae. Biblio Verlag, Osnabrück.
  6. Wang, Y., & Li, Y. (2020). Gastrointestinal Symptoms Induced by Mushroom Poisoning: A Systematic Review and Meta-Analysis. International Journal of Environmental Research and Public Health, 17(2), 537. https://doi.org/10.3390/ijerph17020537

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *